Altar de San José

San José Patrono de la iglesia, de la familia, de los obreros y moribundos es el único santo que recibe el tributo de la protoduría.

La imagen pertenece al estilo Neorenacentista. La aureola que corona su cabeza está formada por dos sectores circulares concéntricos limitados por un cordón.

Tiene 16 grupos de rayos de distinta longitud. Plata repujada, cincelada y burilada. Diámetro 40cm.

Perú, fines del siglo XVIII.

Fiesta: el 19 de marzo.

 

 

 

 

San Roque

El santo, se halla de pie, vestido con una túnica y una capa corta de tela encolada; lleva además sombrero del mismo material.

San Roque muestra la llaga de su pierna derecha. Con su mano izquierda sostiene el bordón con la calabaza, símbolo de peregrino. A sus pies el perro que alude a ese momento de su vida en que, contagiado de la peste, le acercaba pan a la cueva en que habitaba, hasta que fue curado por un ángel.

Pasta; policromía no originaria; tela encolada; ojos de vidrio.

Salta, mediados del siglo XIX.

Fiesta: 16 de agosto.  

 

San Severo

El altar de este mártir y soldado romano, es de orden Corintio, posee una doradura y una mesa del altar bajo la cual se encuentra el nicho en donde está colocado San Severo.

El sofá o lecho donde está recostado es de una especie de tafepán morado con galones y flecos de oro (lo mismo que los cojines donde se apoya la cabeza).

Las reliquias que posee este santo mártir fueron extraídas del cementerio San Calixto, en Roma, en tiempo de pontificado del Papa Pío VIII, y traídas a Salta en 1862 por el padre Fray Pietro Pellicchi junto con las de San Cesáreo Mártir, que se veneran en el Convento de San Salvador de Jujuy.

Ambas imágenes son composiciones del padre fray Luis Giorgi.

Fiesta: 24 de julio.