Altar del Santísimo Sacramento

El Santísimo Sacramento debe ser reservado en un lugar arquitectónico verdaderamente importante, normalmente distinto de la nave de la iglesia, apropiado para la oración y adoración, adecuadamente iluminado. Al lado del Tabernáculo debe estar la lámpara que ha de arder constantemente como signo de honor tributado al Señor, en caso de Basílicas y Catedrales, las lámparas son 2.

Sobre el Tabernáculo está la imagen de San Francisco de Asís, realizada por Francisco Rivera en 1764. Está de pie elevando su mirada al cielo, con un crucifijo en su mano derecha y una calavera en la izquierda; viste el hábito de la orden y posee una aureola de plata repujada procedente de Peru.

Está confeccionada en madera tallada, con policromía no original, tela encolada, dientes de nácar, ojos de cascarón. Tiene una altura de 183,5cm.

En el centro de la aureola, estrella de 6 picos recorrido por estrías con botón circular. De cada punto se desprenden sendos motivos fitomorfos, enmarcados cada uno de ellos por dos grupos de roleos vegetales. Sobre el borde otros tantos motivos de similar inspiración más cortos. Está confeccionada en plata repujada y posee un diámetro de 32,5cm. Fue confeccionada en Perú, en el siglo XVIII.