Pesebre

Consta de 25 figuras de yeso de distintos tamaños, bendecidas por el Papa Pío X y traídas de Italia a mediados del siglo XX. Francisco fue el primero en realizar un pesebre viviente.

 

El pesebre permanece armado durante todo el año, esto se debe que San Francisco de Asís tres años antes de su muerte se dispone a celebrar la navidad de 1223 en Greccio. La devoción que tenía por la fiesta de la natividad de Jesús le venía ya desde los comienzos de su conversión. Convoca entonces a toda la comunidad de Rieti y juntos arman el pesebre viviente en una gruta. Allí la simplicidad recibe honor, la pobreza es ensalzada, se valora la humildad y Greccio se convierte en una nueva Belén.

Francisco experimenta el nacimiento de Jesús donde Dios se hizo hombre naciendo en un pesebre, experimenta la fragilidad, la pobreza, la pequeñez en el niño de Belén.

La hermosa idea se propagó inmediatamente por toda Italia, luego a España y el resto de la Europa católica.