Retablo Central

Es de mampostería y de estilo neorenacentista. Preside el nicho central la imagen de la Inmaculada, realizada en tela encolada con manos y cabeza de pasta. Fue manufacturada por el Padre Luis Giorgi, en la segunda mitad del siglo XIX. El dogma de la Inmaculada Concepción de María fue proclamado por el Papa Pio IX en 1854, es patrona de los franciscanos.

Su fiesta es el 8 de diciembre.

Arriba de esta imagen, en el centro, se encuentra San Diego de Alcalá.

Es el titular de la Basílica.El santo, realizado en tela encolada, está de pie vestido con el hábito de la orden; en su mano izquierda sostiene una cruz de madera y lleva una aureola también de madera.

Fue confeccionado en Salta en el siglo XIX. Se trata del primer franciscano en subir a los altares.

Su fiesta se celebra el 13 de noviembre.

A su derecha se encuentra la imagen de yeso de Santa Rosa de Viterbo. Patrona de la Orden Franciscana Seglar, usó hábito desde los 10 años. Laica, declarada santa el 4 de septiembre de 1252, es reconocida por sus dotes de visionaria.

La franciscanización de la santa se produjo después de su muerte. Su cuerpo se encuentra incorrupto en la iglesia de Santa María de las Rosas en Viterbo.

A la izquierda se encuentra la imagen de yeso de San Buenaventura, (imagen realizada por Fray Luis Giorgi) franciscano canonizado el 14 de abril de 1482. Obispo, Cardenal y Doctor seráfico de la Primera Orden, título que recibiera por la humildad, la doctrina y la espiritualidad.

Su fiesta se celebra el 15 de julio.

A la derecha, delante del Retablo Mayor, se halla la Imagen de San Francisco de Asís. Fundador de las tres Órdenes, Patrono de Italia, patrono de la ecología y la paz. Canonizado el 16 de julio de 1228. La imagen mide aproximadamente 220 cm de altura.

Fiesta: 4 de octubre.

A la izquierda se encuentra Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden Dominica, canonizado en 1234. Ordenado sacerdote promovió la defensa de la fe católica.

Fue el creador de la devoción del Santo Rosario a la Virgen María. Su iconografía es variada, porque representa varios aspectos de su vida; la azucena evocación de su pureza virginal, un libro en la mano recuerdo de la Biblia, la mitra a sus pies rememora la renuncia que hizo a la dignidad episcopal, la cruz patriarcal por su obra de fundador. Siempre vestido con el hábito de la orden.

Fiesta: el 8 de agosto.