Santa Oliva

Virgen y mártir. Patrona de la justicia y la paz

A sus 12 años hizo sus votos de castidad a Dios, sufrió el despojo de todas sus riquezas y fue obligada a vivir entre mendigos. Predicaba el evangelio y bautizaba.

Cuando la descubren cristiana la someten a varias torturas, azotándola, desmembrando su cuerpo e incluso sumergiéndola en una olla de aceite hirviendo, donde por milagro divino no sufrió ningún daño.

Obtiene la palma de martirio al morir decapitada.

Fiesta: 10 de junio.