PATIO CENTRAL

Bienvenidos al Convento San Francisco, perteneciente a la Orden de Frailes Menores, fundada en 1209 por San Francisco de Asís. Lo saludamos con el saludo franciscano: Paz y Bien.

Al ingresar al museo lo invitamos a conectarse con los sentidos, lentamente. Disfrute del ambiente de paz donde Historia, cultura y espiritualidad, lo sorprenderán.

Dios ha querido que el pueblo salteño haya sido acompañado de la mano de los hermanos franciscanos desde el mismo momento que la fundación de Salta un 16 de Abril de 1582. La labor de los hermanos franciscanos fue y es acompañar a la comunidad en el crecimiento de la fe, en la educación, el trabajo digno, la cultura, la inserción social y a las comunidades de pueblos originarios que se encuentran a lo largo de la ruta 34 hasta Bolivia.

Piedra fundamental en la entrada y campana de portería

Certifica el año en que se empezó a construir la tercer iglesia (y definitiva) construcción del convento.

Elemento de portería en el que observan algunos nombres de los hermanos franciscanos que vivieron en el convento. Los números junto a cada nombre indican la cantidad de campanadas con las que se llamaba a cada uno de ellos.

Patio

Aquí se encuentra el Reloj de sol construido en 1864. Desde aquí se puede apreciar el campanil que es considerado el más alto de Sudamérica, con 54 metros de altura. La torre está dividida en cuatro niveles, fue diseñada por Fray Luis Giorgi y construida en 1882 por Francisco Righetti. En el primer piso se encuentra un lugar destinado a Retiros Espirituales y Encuentros Franciscanos.

Desde aquí también se puede observar el acceso a la biblioteca del convento, llamada Fray Tito Collalunga, quien rotuló y organizó aproximadamente 30.000 libros antiguos entre ellos podemos mencionar un libro de astronomía de 1488 y en la galería se encuentra el archivo histórico conventual Fray Domingo Torre, entre otros los frailes custodian el “Certificado de la fundación de Salta”, bulas papales del siglo XIII, la misión evangelizadora del gran chaco salteño del siglo XIX.-

La historia de esta casa comienza en el año 1582 cuando Hernando de Lerma, fundador de Salta, asigna a fray Bartolomé de la Cruz un solar destinado a la Iglesia y convento San Francisco. Enseguida los frailes iniciaron la construcción de la primera iglesia en barro y caña, que por su material y el clima se derrumbó. La segunda se realizó en madera a mediados del siglo XVII que también se destruyó a causa de un incendio.

La siguiente construcción se inició en el año 1759, Fray Vicente Muñoz fue el arquitecto español que llevò a cabo la obra de la iglesia junto con la cúpula de unos 10 metros de diámetro por 24 metros de altura hasta el cupulin, techos abovedados y bóvedas de crucería, con arcos de medio punto, un largo de aproximado de 50 metros y un ancho de 10 metros aprox, enormes y sólidas paredes de piedra y ladrilo de 1,50 m. y 2 mts de espesor y y mezcla a la cal, con piedras traídas a mula del cerro San Bernardo. Cabe destacar que los hermanos franciscanos nunca trabajaron solos, siempre en conjunto con la comunidad fraternalmente.-

El estilo de la iglesia es neoclásica colonial y su decoración barroca italianizante.

En el año 1772 la Iglesia y parte del convento quedan totalmente desbastados nuevamente por un gran incendio.

Posteriormente la Iglesia y el Convento empiezan a recobrar vida y esperanza con la llegada de misioneros italianos provenientes de la escuela de Propaganda Fide en el año 1857. Especial atención debemos dedicar al Padre Luis Giorgi, eximio escultor y arquitecto italiano, quien estuvo en Salta por más de veinte años. A él se deben el decorado y restauración del interior de la Basílica.

La mayoría de los hermanos franciscanos, provenientes de Italia llegaban con un oficio y una profesión que brindaban al servicio de la casa y la comunidad. En el mismo convento había una huerta, un viñedo, y allì mismo funcionaba el taller de oficios como herrería, carpintería, panadearía y carnicería, hacían las tejas musleras, los canteros, fundición del bronce con que fabricaban las campanas. Ademàs funcionaba una sastrería, una fábrica de ostias y una imprenta en la que hacían réplicas de incunables y la producción del diario “La voz Seráfica”, que tuvo gran alcance al público del norte argentino.

Los hermanos franciscanos cada vez que llegaban a una comunidad hacían una lectura crìtica de la realidad y respondían con una mirada creativa, ante la necesidad, asì fue que a mediados del siglo XVIII, cedieron sus habitaciones para enseñar escuela primaria a niños de bajos recursos. Como asì también lugar de formación teológica, latín y griego. A mediados del siglo XX es Fray Honorato Pistoia que viendo el alcoholismo de los jóvenes en la calle, crea un centro de deportes en la escuela y centro catequístico, el cual se convirtió lo que es hoy el club de Juventud Antoiana. En el año 1916 se funda la escuela San Francisco, que hoy continúa con su actividad escolar. Más tarde en el año 1967 se crea el Instituto Secundario bachillerato comercial mixto Padre Gabriel Tommasini.

Campanil

En 1881 fue demolida la antigua torre campanario de la iglesia y en octubre de ese mismo año se firmó un contrato para la construcción del actual campanario, diseño de Fray Luis Giorgi, inaugurada en el año 1882. Tiene una altura de 54m y es considerada una de las más altas de Hispanoamérica, como cuerpo aislado. Entre sus campanas se destaca la llamada “Campana de la Patria”.

 

 

 

 

 

 

Campana de la Patria

La llamada “Campana de la Patria”, destacada entre las demás, fue hecha con el metal de los cañones que se usaron en la Batalla de Salta. Luego de la batalla, Manuel Belgrano fue al Tedeum en la Basílica de San Francisco y entregó los cañones a los franciscanos. La siguiente leyenda puede leerse grabada en ella: “larga vida a la Patria-1813-a la Inmaculada Concepción de María, Madre de Dios y para la religión seráfica- fui hecha por Miguel Mariano Silva”.