Cómo orar por los presos?

¿Cómo orar por un preso?

Jesús, tú también fuiste un preso, un torturado, un acusado y un condenado. Tú, cuyo último escándalo, fue canonizar, sin milagros ni procesos, a un ladrón condenado a muerte. A Tí, Señor, víctima de todas las injusticias cometidas por la justicia humana, dirigimos nuestro grito. Acéptalo como oración.

¿Cómo orar por libertad?

Cristo el Señor nos ha llamado de la oscuridad a su luz admirable. Acudamos a él con nuestras humildes y fervientes peticiones. Busquemos su gracia para borrar de nuestros corazones toda huella de oscuridad y de todo lo que nos impide avanzar hacia la plena libertad, como hijos de Dios.

¿Qué significa la obra de misericordia visitar a los presos?

Esto implica visitar a los presos y darles ayuda material y muy especialmente, asistencia espiritual (para ayudarlos a enmendarse y ser personas útiles y de bien, cuando terminen el tiempo asignado por la justicia). Significa también rescatar a los inocentes y secuestrados.

¿Qué dice Hebreos 13 3?

“Recuerda a los que están en prisión, como si estuvieras allí tú mismo. Recuerda también a los maltratados, como si sintieras su dolor en tus propios cuerpos” (Hebreos 13: 3 NTV).

¿Cuál es el día de los Presos?

El día 24 de Septiembre de cada año, se celebra en todas las Comunidades Carcelarias del país (136), la fiesta de LA VIRGEN DE LAS MERCEDES.

ES INTERESANTE:  Qué significa Judith según la Biblia?

¿Cuál es la Virgen que protege a los Presos?

Patrona de cárceles e instituciones penitenciarias así como de los cautivos. La Virgen de la Merced o Nuestra Señora de las Mercedes es una advocación mariana venerada por los católicos de la Bienaventurada Virgen María.

¿Cuál es el santo de la libertad?

Celebran al santo Apóstol Santiago el Mayor en La Libertad.

¿Cómo poner en práctica las obras de misericordia?

Siete obras de misericordia espirituales: enseñar al que no sabe; dar buen consejo al que lo necesita; corregir al que vive en el error; perdonar las injurias; consolar al triste; sufrir con paciencia los defectos de nuestros prójimos; orar a Dios por los vivos y los difuntos.