Pregunta frecuente: Cómo orar para pedir sanidad?

¿Cómo orar por sanidad?

Padre nuestro que está en los cielos, Vengo delante de ti reconociendo que solo tú eres Dios. Reconozco que eres Dios de amor, de compasión y de misericordia. Por eso hoy te pido que te acuerdes de (amigo/a), Que está enfermo/a de _________. Te pido, Jehová, que extiendas tu mano sanadora hacia (amigo/a).

¿Cómo orar por un familiar enfermo?

Tú hermoso Señor, que quieres que tengamos vida en abundancia, llena de salud y de bienestar, sana y fortalece a este mi ser querido que se encuentra en padecimiento. Te ruego que, por tu bondad lo cures, pues tú conoces su vida, su sufrimiento, tú lo creaste y lo amas como es.

¿Cómo rezar por una persona enferma?

Jesucristo, tú atravesaste pueblos y villas “curando todo mal”, por tu mandato los enfermos fueron curados. Te llamamos hoy, llénanos con todo tu amor curativo y cura a todos los que padecen virus y enfermedades para que puedan recuperar sus fuerzas y sanar mediante el esfuerzo de los médicos.

¿Cómo se debe orar a Dios?

La oración puede hacerse en voz alta o mentalmente. Puedes hablarle a Dios como lo haces con otras personas. Tus palabras no tienen que ser elocuentes o memorizadas. Es más importante que abras tu corazón.

¿Que leer en la Biblia cuando alguien está enfermo?

Pasajes bíblicos sobre la salud

  • 2 Reyes 20: 1-11: (Verso 5) Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. …
  • Salmos 6:2: Ten piedad de mí, Señor, pues languidezco; sáname, Señor, porque mis huesos se estremecen. (
ES INTERESANTE:  Qué pasó con la Iglesia a partir de la Constitución de 1886?

¿Qué dice el Salmo 41?

1 Bienaventurado el que piensa en el apobre;en el día malo lo librará Jehová. 2 Jehová lo guardará, y lo mantendrá con vida y será bienaventurado en la tierra;y no lo entregará a la voluntad de sus enemigos. 3 Jehová lo sostendrá en el lecho del dolor; aablandará su cama en la enfermedad.

¿Qué nos dice el Salmo 102?

1 Jehová, oye mi oración, Y venga mi clamor á ti. 2 No escondas de mí tu rostro: en el día de mi angustia Inclina á mí tu oído; El día que te invocare, apresúrate á responderme. 3 Porque mis días se han consumido como humo; Y mis huesos cual tizón están quemados.