Qué es el espíritu de la Navidad según la Biblia?

¿Qué dice la Biblia sobre el espíritu de la Navidad?

Según nuestro texto inicial, Jesús nos ofreció el “Consolador, el Espíritu Santo”, siendo una parte de la divinidad (Juan 14:26) Cristo nació, creció, murió, se fue al cielo, y mientras viene por Segunda vez, nos dejó al Espíritu Santo, un ayudador.

¿Cuál es el espíritu de la Navidad desde la fe?

La Navidad con su mensaje de fe, esperanza y amor debe servir para unirnos a Dios y unirnos entre nosotros. … El Espíritu de la Navidad renueva el sentido trascendente de nuestra vida y nos hace presente a todos nosotros que la vida es eterna y el alma es inmortal.

¿Cuál es el significado de la Navidad según la Biblia?

La Navidad es una festividad religiosa en la que los cristianos conmemoran el nacimiento de Jesucristo. Se celebra el 25 de diciembre de cada año. De hecho, la palabra Navidad, como tal, procede del latín nativĭtas, nativātis que significa ‘nacimiento’.

¿Cómo se manifiesta el espíritu de la Navidad?

La tradición dice que el Espíritu de la Navidad llega a los hogares donde se le da la bienvenida y él recibe las peticiones y deseos de sus creyentes y los reparte en salud, abundancia y amor el año siguiente. Esta es una tradición de origen celta, pero con el tiempo ha ido metiéndose en diversas culturas.

ES INTERESANTE:  Qué hace Jesús cuando se entera de la muerte de Juan el Bautista?

¿Que nos hace sentir la Navidad?

Las emociones que genera la Navidad y el cambio de año son variadas y, muchas veces, contradictorias. Sentimos desde ilusión y alegría hasta tristeza y añoranza. Son muchas las reuniones sociales y familiares que nos pueden hacer tanto disfrutar como reencontrarnos con seres queridos.

¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad?

La gran fiesta de la Navidad se celebra el 25 de diciembre, pero Navidad no es la celebración de una fecha, sino de un hecho: el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios y nuestro Salvador.

¿Cómo apreciar el verdadero significado de la Navidad?

La Navidad es una época para recordar al Hijo de Dios y renovar nuestra determinación de tomar Su nombre sobre nosotros. Es el tiempo para reexaminar nuestra vida y evaluar nuestros pensamientos, sentimientos y hechos. Dejen que sea un tiempo de recuerdo, de gratitud y un tiempo de perdón.