Quién camino en el agua con Jesús?

¿Cuándo Jesús camina sobre el agua?

El evangelio nos presenta a Jesús que camina sobre las aguas y además se nos relata que el Señor hace que Pedro también camine sobre el lago. Pedro pide caminar sobre las aguas, le dice a Jesús: “Señor si eres tú mándame caminar sobre el lago”. El Señor hace posible ese milagro.

¿Cuándo Pedro tuvo miedo?

Jesús le dijo “ven”, y entonces Pedro salió de la barca y empezó a caminar hacia él, “pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse gritando ‘¡Señor, sálvame! … ‘ Entonces, cuando subieron a la barca, se calmó el viento.

¿Quién es el que abrio el mar?

“Extendió Moisés su mano sobre el mar; y el Señor, por medio de un fuerte viento solano que sopló toda la noche, hizo que el mar retrocediera; y cambió el mar en tierra seca, y fueron divididas las aguas“. Éxodo 14:21. El relato es uno de los más impresionantes de la Biblia.

¿Cuando Dios convierte el agua en vino?

Las bodas de Caná es el nombre con el que se suele identificar un relato que tiene lugar al final de la primera semana del ministerio de Jesucristo en el Evangelio de Juan 2:1-11.

¿Por qué camino Jesús en el agua?

El Mar de Galilea es en sí mismo un gran atractivo turístico cristiano, porque aquí es donde Jesús se dice caminó sobre el agua (Juan 6:19-21) calmó una tormenta (Mateo 8:23-26) y mostró a los discípulos pescas milagrosas (Lucas 5:1-8; Juan 21:1-6).

ES INTERESANTE:  Pregunta frecuente: Qué significa quedarse quieto según la Biblia?

¿Cuándo Jesús sano a los leprosos los diez fueron agradecidos?

El evangelio de este domingo narra la curación de diez leprosos en el camino entre Samaría y Galilea. … Jesús se asombra de que, habiendo curado a los diez, sólo uno de ellos, un samaritano extranjero, vuelva a darle gracias. Aunque no lo diga, parece suponer que el resto de los leprosos eran judíos.

¿Cuándo Jesús cura al leproso?

Un día, un hombre que tenía una dolorosa enfermedad de la piel, llamada lepra, acudió a Jesús. Él sabía que Jesús tenía el poder de sanar a todo el que estuviera enfermo y creía que Jesús podía sanarlo. Jesús tocó al leproso y dijo: “… sé limpio” (Marcos 1:41).