Quién conduce a Jesús?

¿Quién nos conduce al Padre?

Jesucristo es la única vía para ir al Padre, porque el Hijo tiene el poder de admitirlos en su casa y en su compañía. Jesús es el camino, porque Él nos mereció la gracia, que nos hace hijos de Dios, herederos del cielo, y Él con su doctrina y con su ejemplo nos enseña el camino que hemos de seguir para llegar al cielo.

¿Cómo María nos conduce a Jesús?

En Sus manos de amor, la Virgen María nos enseña el camino correcto para llegar a su hijo Jesucristo, la belleza de Su corazón nos ayuda a seguir los pasos del Señor. … Ella nos lleva de las manos hasta el Señor, Su vida guía nuestra vida a su Hijo Amado. Por María somos dignos del perdón de Dios.

¿Por qué Jesús es el camino al Padre?

Jesús es el único camino de acceso a Dios. Su singularidad en cuanto a ello es indiscutible. Hay sólo un camino a la casa del padre y su nombre es Jesucristo. Es el único camino porque sólo él es el Verbo Encarnado, la revelación de Dios mismo, como Juan dice en el capítulo 1.

¿Cuál fue la segunda tentación de Jesús?

Jesús tenía hambre, pero sabía que debía utilizar Su poder sólo para ayudar a otras personas, así que no hizo lo que le dijo el diablo. Enseguida, el Espíritu Santo llevó a Jesús a un lugar muy alto del templo. Allí el diablo lo tentó una segunda vez, diciéndole que saltara desde el muro del templo.

ES INTERESANTE:  Qué nos dice el Salmo 137?

¿Donde dice Nadie va al Padre sino por mí?

Lectura del santo evangelio según san Juan (14,6-14):

Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a , conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»

¿Qué es o quién es Dios?

La definición más común de Dios es la de un ser supremo, omnipotente, omnipresente y omnisciente;​ creador, juez, protector y, en algunas religiones, providente y salvador del universo y de la humanidad.

¿Dónde lleva María a Jesús?

A los 40 días del nacimiento para cumplir con los ritos establecidos en la Ley de Moisés, José y María llevaron al niño Jesús al Templo de Jerusalén.

¿Cómo nos ayuda la Virgen María acercarnos más a Dios?

La Virgen María nos enseña que, el acercarse a Dios, es un proceso permanente; un movimiento del alma que ha de durar toda la vida, y que el medio para caminar hacia él es la oración. … Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

¿Cuál es la mejor manera de orar a María?

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión y no me dejes, Madre Mía.